martes, setiembre 14, 2004

El Hijo es Dios

El error que consiste en considerar que sólo el Padre es Dios, mientras que el Hijo y el Espíritu Santo son criaturas excelsas, pero no divinas en sentido propio, se llama "subordinacionismo". Fue sostenido en el siglo IV por herejes como Arrio y Macedonio. Este grave error tiene su origen en el intento de dominar racionalmente el misterio de Dios, lo cual lleva a aceptar algunos de sus aspectos y a rechazar otros. Así la teología se vuelve más comprensible, pero se traiciona el misterio de Dios revelado por Cristo.
El subordinacionismo se da actualmente en cierto modo en la religión de los Testigos de Jehová (TJ): Ellos creen que el Hijo de Dios es un ser divino, pero no es Dios, sino el arcángel San Miguel, la principal creatura de Dios. Y también creen que el Espíritu Santo no es una persona, sino la fuerza activa de Dios.

Ambas afirmaciones de los TJ son contrarias a la razón:
· Si el Hijo es verdaderamente un ser divino, entonces su esencia es la esencia divina y por lo tanto es Dios. La idea de un "ser divino distinto de Dios" es autocontradictoria.
· Si el Espíritu Santo es verdaderamente el Espíritu de Dios, entonces no puede ser una fuerza impersonal. Toda persona es espíritu y todo espíritu es persona. La idea de un "espíritu impersonal" es autocontradictoria.

Con respecto a la divinidad de Jesucristo, hay muchas formas de mostrar que está implícita en todo el Nuevo Testamento. Por ejemplo:
· La resurrección de Jesús confirmó con testimonio divino su pretensión, corroborada también por sus obras y palabras, de ser el portador absoluto de la salvación (o "Reino de Dios") y de ser igual a Dios.
· Los milagros de Jesús proporcionan una perspectiva privilegiada para reconocer su divinidad.

Ahora bien, ya que los TJ aceptan la inerrancia de la Biblia, el camino más simple en este caso es la prueba escriturística directa. Los siguientes nueve textos del Nuevo Testamento explicitan claramente que el Hijo es Dios: Juan 1,1; Juan 1,18; Juan 20,28; Romanos 9,5; Filipenses 2,5-11; Tito 2,13; Hebreos 1,8; 2 Pedro 1,1; Apocalipsis 1,8.

A fin de eludir las consecuencias dogmáticas de estos textos, los TJ proponen nuevas traducciones o nuevas interpretaciones del texto sagrado.
· En lo que respecta a las traducciones, hay un amplio consenso entre los expertos acerca de que la versión de la Biblia utilizada por los TJ (la "Traducción del Nuevo Mundo") ha introducido numerosas adulteraciones y tergiversaciones del texto bíblico, para tratar de ocultar las discordancias entre éste y la doctrina de la secta.
· En cuanto a la exégesis, cabe subrayar que los TJ interpretan la Biblia fuera de toda la Sagrada Tradición de la Iglesia, guiados únicamente por las autoridades de la secta, las cuales desde Charles Russell en adelante se han considerado a sí mismas (sin ningún fundamento) como únicos intérpretes autorizados de la Palabra de Dios.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando se afirma:
'La idea de un "ser divino distinto de Dios" es autocontradictoria.'
Sólo es autocontradictoria si se parte del supesto de que existe un único ser divino. Pero si los TJ parten de la base de que existen diversos seres divinos, no hay contradicción posible.
Se trata de diferentes credos, en principio igualmente válidos. Es cierto que, según los católicos, su credo es verdad revelada, y por lo tanto indiscutible e incuestionable. Y en ese sentido es lógico que se declare la contradicción. Pero lo que cabe cuestionarse es si realmente ese credo es verdad revelada. Para quién no profese la fé católica, es perfectamente aceptable la idea de más de un ser divino, por lo tanto no es cierto que las afirmaciones de los TJ sean contrarias a la razón.
Qué el credo que profesan los TJ sea falso o no, es otro problema.

Daniel Iglesias dijo...

Estimado Anónimo:

"Ser divino distinto de Dios" es una expresión autocontradictoria porque ese ser debería, a la vez y en el mismo sentido, ser Dios y no ser Dios, lo cual viola el principio lógico de no contradicción.

Los TJ creen en la unicidad de Dios, como los católicos.

Un saludo cordial de Daniel

Anónimo dijo...

Sin embargo, en tu artículo "Hay un sólo Dios" afirmas que los TJ son politeístas... en qué quedamos...

Daniel Iglesias dijo...

No, amigo Anónimo.
Mi artículo titulado "Hay un solo Dios" trata de los Mormones, no de los Testigos de Jehová.

Un saludo cordial de
Daniel Iglesias