jueves, octubre 06, 2005

¿”Sola Escritura”?

Daniel Iglesias Grèzes

Uno de los principios esenciales del protestantismo, formulado por el propio Martín Lutero, es el principio de la “sola Scriptura” (sola Escritura): La Divina Revelación es transmitida de un modo auténtico únicamente a través de la Sagrada Escritura (es decir, la Biblia), sin la Sagrada Tradición.

Dejo planteados los siguientes cuestionamientos en torno a dicho principio, para la reflexión de nuestros hermanos protestantes:

1. El principio protestante de la “sola Escritura” no se encuentra enunciado en la Biblia. Entonces, ¿no es acaso un principio auto-contradictorio?

2. ¿Cómo sabes que la Biblia es Palabra de Dios? ¿Te basta con que ella misma diga que lo es? En última instancia, ¿es la Biblia la que hace creíble a Jesucristo o es Jesucristo el que hace creíble a la Biblia?

3. La Biblia no dice cuáles son los libros inspirados por Dios. Entonces, ¿cómo conoces el canon, es decir la lista de los libros que integran la Sagrada Escritura? ¿Con qué derecho Martín Lutero eliminó siete libros del canon de la Biblia?

4. Según la gran mayoría de los estudiosos del Nuevo Testamento, pasaron al menos veinte años desde la Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo al Cielo hasta el momento en que comenzó a ser escrito el Nuevo Testamento y alrededor de cincuenta años más hasta que terminó su composición. Entonces, ¿cómo se transmitió la Revelación cristiana durante todo ese período?

5. ¿Qué garantías tienes de haber comprendido correctamente la Divina Revelación transmitida por escrito en la Sagrada Escritura si la Iglesia no tiene la potestad de interpretarla con la autoridad de Cristo? ¿Para qué sirve una Revelación infalible que sólo puede ser interpretada de un modo falible?

6. El principio protestante del “libre examen” (la libre interpretación personal de la Biblia) no está enunciado en la Biblia. Entonces, ¿no es acaso contradictorio con el principio protestante de la “sola Escritura”?

7. La Biblia dice que Jesús prometió que los poderes del infierno no prevalecerían contra la Iglesia fundada por Él sobre la piedra que es Pedro. Entonces, ¿cómo es posible que, según el punto de vista protestante, la Iglesia de Cristo haya claudicado sustancialmente durante muchos siglos?

8. La Biblia dice que Jesús enseñó que el hombre que repudia a su mujer y se une con otra comete adulterio. Entonces, ¿por qué los protestantes admiten el divorcio?

9. La Biblia dice que Jesús, al instituir la Eucaristía en la Última Cena, afirmó: "Esto es mi Cuerpo". Entonces, ¿por qué muchos protestantes no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía?

10. [Esta última pregunta es sólo para adventistas del séptimo día]. La Biblia dice que el Concilio de Jerusalén narrado en los Hechos de los Apóstoles, al determinar cuáles normas de la religión judía eran obligatorias para los gentiles convertidos al cristianismo, no incluyó la observancia del sábado. Entonces, ¿por qué los adventistas del séptimo día sostienen que es necesario observar el sábado en lugar del domingo, día de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo?

Como se puede apreciar, los seis primeros puntos de esta lista plantean cuestionamientos de índole general, mientras que los últimos cuatro plantean cuestionamientos de índole particular. No habría mayores dificultades para multiplicar los cuestionamientos de esta última clase.

4 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

A pesar de esas diferencias, ya se observa un camino de unión.

BARI, lunes, 26 septiembre 2005 (ZENIT.org).- La Santa Sede y la Federación Luterana Mundial están avanzando en Bari (Italia) en la redacción de un documento común «sobre la apostolicidad de la Iglesia y la sucesión apostólica»

(...)

En 1999 se publicó en Augsburgo el documento conjunto sobre la doctrina de la justificación, aprobado por la Santa Sede y la Federación Luterana Mundial, que permitió superar uno de los motivos originales del cisma de Martín Lutero.

El cardenal Kasper ha revelado recientemente que esa declaración podría contar el próximo año con el apoyo de los metodistas.

Daniel Iglesias dijo...

Estimado Juan Ignacio:

Es verdad lo que dices. Gracias a Dios el diálogo ecuménico avanza.

Pero ese diálogo no impide, sino que más bien supone, la discusión franca y leal de las diferencias que persisten.

Un saludo fraternal en Cristo de
Daniel Iglesias

alba esther flores robles dijo...

Te aconsejo que te documentes bien en fuentes fidedignas y tambien que consultes la historia secular para que entiendas elementos tan básicos como lo del cannon biblico.
La Biblia es la palabra de Dios y precisamente el Señor Jesucristo le dió autoridad al citar los textos de la escritura.
Verdaderamente te hace falta estudiar y profundizar mucho´para que nadie tenga que convencerte sino tu mismo, al ir descurbriendo en la propia escritura lo que has de descurbir en ella y en la historia lo que está allí tan claro acerca de cada aspecto que planteas.
Es necesario asumir una actitud inteligente, para saber encontrar inteligentemente la verdad. puedes tomar el ejemplo del Papa actual, quien en su estudio de la Escritura no encontró bases solidas para mantener el mito del purgatorio y lo eliminó de la practica catolica.
En el amor de Cristo:
"Sola Fe, Sola Gracia, Sola Escritura"

Daniel Iglesias dijo...

Estimada Alba:

Creo que también a ti te conviene estudiar un poco más de teología. La existencia del purgatorio es un dogma de la fe católica que el Papa Benedicto XVI no ha cambiado ni ningún Papa puede cambiar. A lo que aludes en ealidad es a un documento de la Comisión Teológica Internacional que niega la existencia del limbo, que nunca fue un dogma de la fe católica.
Por lo demás no aportas ninguna solución al problema del canon bíblico. Y no lo haces porque ese problema es completamente insoluble si uno parte del falso y antibíblico postulado de que sólo la Escritura es una autoridad válida en materia de fe.

Un saludo fraternal de
Daniel