domingo, enero 04, 2009

La Asunción de María al Cielo

Daniel Iglesias Grèzes

Objeción: El dogma de la Ascensión implica que María se fue a un Cielo físico. Sin embargo ahora el Vaticano redefinió el Cielo y el Infierno, no como lugares físicos, sino como estados espirituales. Entonces, ¿qué fue de la Ascensión? Si el Vaticano toma en serio su nueva doctrina sobre el Cielo, no puede seguir sosteniendo la Ascensión como dogma de fe; y, por lo tanto, tampoco puede seguir sosteniendo la infalibilidad papal, invocada para definir el dogma de la Ascensión.

Respuesta:

Ante todo, aclaro una cuestión terminológica: la Iglesia proclama su fe en la Ascensión de Jesús y en la Asunción (no Ascensión) de María.

El dogma de la Asunción, definido por el Papa Pío XII en 1950, afirma que, al término de su vida terrena, la Virgen María fue asunta en cuerpo y alma al Cielo. Ahora bien, desde siempre lo sustancial de la doctrina cristiana sobre el Cielo es que se trata de la comunión con Dios en el amor, la participación en su vida divina y eterna. Lo accidental de la fe cristiana en el Cielo es la representación gráfica que la imaginación de los creyentes emplea para pensar sobre el Cielo o hablar de él, representación que es siempre inadecuada. “Ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que le aman.” (1 Corintios 2,9).

Usted incurre en un doble error:

1. Por una parte, olvida que la Iglesia, cuando habla de la Ascensión de Jesucristo y de la Asunción de María, no se refiere a cuerpos normales, sino a cuerpos resucitados, sobre los cuales no rigen las leyes ordinarias de la naturaleza.

2. Por otra parte, olvida que la Iglesia, cuando habla del Cielo, no se refería antes ni se refiere ahora a una parte del universo material. No ha habido un cambio en la doctrina de la Iglesia católica sobre el Cielo, como usted afirma; a lo sumo ha cambiado la imaginación creyente, de acuerdo con la sensibilidad y el arte de cada época.

2 comentarios:

ronald dijo...

Ante todo Dios los bendiga, a estas personas de este siglo tienen ojos para que no vean ni oídos para oigan ni entiendan.. Jesucristo vino a la tierra a hacernos libre de las cadenas de la esclavitud; en este caso aferrarse a un grupo religioso, el cual vive mas de las tradiciones y "mandamientos de hombres" en vez de quitarse la venda de los ojos.. a todo el que lea esto:

Si creemos en Jesús como único salvador, pidamosle que entre en nuestras vidas para que muestre la verdad y las puertas al cielo.

Les pido encarecidamente que crean lo que dice la Biblia que absolutamente todo lo que esta fuera de la Divinidad; Dios, Jesús y espíritu santo es llamado ser creado y por lo tanto TODOS PECARON y están fuera del reino de los cielos. Para eso vino Jesús, para que por medio de él seamos salvos y en él vivamos.

Digamosle Señor Jesús entra en mi y muéstrame el camino a la salvación y ten fe que así será.

No contendais entre doctrinas sino pedirle al señor que nos nexplique

Daniel Iglesias Grèzes dijo...

Estimado Ronald:

Gracias por darnos tu opinión.

La doctrina católica no enseña que la Virgen María no tuvo necesidad de ser redimida por Cristo, sino que ella fue redimida por Cristo de la manera más perfecta, en atención a los méritos de su Hijo.

Los dogmas católicos sobre María tienen bases bíblicas. Por ejemplo, el Arcángel Gabriel llama a María "llena de gracia". Si ella está llena de gracia, no hay en ella lugar para el pecado, ni siquiera el pecado original. De ahí su inmaculada concepción.

La muerte (no en tanto simple fin de la vida terrena, sino en cuanto separación del alma y del cuerpo) es consecuencia del pecado. Si María, la "llena de gracia", no pecó, tampoco tuvo que experimentar la muerte en el mismo sentido que nosotros, pecadores. De ahí la Asunción de María al Cielo en cuerpo y alma.

Jesús es verdadero hombre y verdadero Dios, una sola persona (el Hijo) en dos naturalezas reales y completas, la divina y la humana. En cuanto a su naturaleza humana, Jesús es un ser creado por Dios, contra lo que aparentas decir.

Que el Señor te bendiga y te guarde.

Daniel